Dr. Fernando Mayorga: “¡los bolivianos nos miramos demasiado el ombligo!”

Invitado a comentar en Cochabamba una publicación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el doctor en sociología y politólogo Fernando Mayorga sorprendió al público con su crítica de la tendencia de “usar la excepcionalidad boliviana como un artilugio para evitar pensar en nuestra propia complejidad y compararnos con otras sociedades, justamente a modo de relativizar nuestra supuesta peculiaridad y encontrar mejores pistas explicativas”.

Foto: Jacques Duhaime

Hay una suerte de exageración con este uso retórico y metodológico de la excepcionalidad boliviana, que a menudo es utilizada como una excusa para no conocer otras realidades y más bien dedicarnos a mirarnos el ombligo”, explica el sociólogo –invitado por el PNUD a comentar el libro Ciudadanía política: voz y participación ciudadana en América Latina, en el auditorio del CESU, Cochabamba. En esta publicación, escrita por un equipo interdisciplinario y latinoamericano de investigación, Mayorga encontró materia para reflexionar sobre nuestra tendencia nacional a la autocomplacencia. “Me referí (en mi comentario) al hecho de que un informe latinoamericano del PNUD le dedique varias páginas a Bolivia, en buena parte en términos de valoración de la democracia boliviana. No llegan a decir que es un ejemplo a seguir, porque sería demasiado pedir”, indica el cientista social cochabambino, quien leyó para beneplácito del público el siguiente extracto del libro: “el caso de Bolivia, aunque único en la región, sugiere al menos tentativamente que la repolitización de conflictos centrales para la sociedad, a partir de procesos ampliamente participativos, podría generar un aumento relativamente rápido de los niveles de cristalización y competencia programática a nivel de sistema de partidos” (p. 167). De hecho, invitado a valorar el estudio de caso dedicado –en el libro– a la experiencia boliviana de articulación de los movimientos sociales bolivianos con el poder político, el coordinador del Área de Gobernabilidad Democrática en la dirección latinoamericana del PNUD, Gerardo Noto, se refiere al “caso paradigmático” de un “proceso de transformación, de una magnitud y un alcance bastante particulares” que, por ello, resulta ser “un ejemplo importante a analizar”.

 

Dr. Fernando Mayorga. Foto: Jacques Duhaime.Sin embargo, el mismo Fernando Mayorga no niega el carácter original de la experiencia democrática boliviana, aunque él cree que falta todavía dar tiempo al tiempo para evaluar los alcances reales de la “articulación entre democracia representativa, democracia participativa y democracia comunitaria”. Mayorga explica: “tenemos que ver si esta combinación de tres formas de democracia va a provocar que el proceso de toma de decisiones sea no solamente más legítimo, sino también más eficaz y efectivo; creo que siempre se debe buscar el punto de equilibrio entre eficacia y legitimidad. Si la democracia intercultural permite una mejora en las dos dimensiones, habremos dado un gran avance y podremos decir que éste es un modelo que pueden seguir otras sociedades”.