La violencia de género es extrema en Bolivia

Las niñas y las mujeres sufren en mayor proporción de la trata de personas, violaciones y violencia intrafamiliar en Bolivia que en los países vecinos. El Informe sobre Desarrollo Humano Seguridad ciudadana con rostro humano: diagnóstico y propuestas para América Latina explica la violencia de género por las relaciones desiguales de poder que persisten entre hombres y mujeres.

Foto Noelia Zelaya.

La socióloga y criminóloga Gabriela ReyesEn Bolivia, la tasa de trata de personas por 100.000 habitantes era de 3,1 casos reportados para el 2009 y 4,4 para el 2012, muy por encima de cualquier otro país de la región –por ejemplo: 0,5 en Argentina y Perú, 0,1 en Chile y Colombia. El Informe sobre seguridad ciudadana publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) define a la trata de personas como una “amenaza o el uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad” con fines de explotación.

 

La tasa de violaciones, según la policía nacional, va también aumentando en nuestro país, pasando de 15,2 casos por 100.000 habitantes el año 2005, a 24,5 el 2009 y 40,9 el 2012. Para fines de comparación, los datos compilados para los años 2010 y 2011 en América del Sur por el PNUD en su último informe regional sobre desarrollo humano registran una tasa de 2,9 violaciones por 100.000 habitantes en Colombia, 8,9 en Paraguay, 9 en Uruguay, 14,7 en Brasil, 16,2 en Chile y 25 en Perú.

Los registros de la policía nacional establecen en 458 la tasa boliviana de violencia familiar por 100.000 habitantes el año 2005, 478 el 2009 y 580 el 2012. En comparación, según los datos regionales compilados para el año 2011 por el PNUD, esta tasa fue de 15 en Argentina, 58 en Colombia, 483 en Uruguay y 762 en Chile. La socióloga y criminóloga boliviana Gabriela Reyes considera que los reportes de violencia intrafamiliar son “deficientes” ya que la gente, “por razones obvias”, no se anima a denunciar los crímenes que ocurren dentro de sus mismos núcleos familiares. Indica ella que, de modo general, la violencia contra la mujer es un “problema grande” en Bolivia, por la falta de mecanismos a favor de las víctimas. “Y los victimarios están conscientes de eso, ¿no?”, puntúa Reyes.

 

En su informe, el PNUD establece que “una de las tareas más urgentes es garantizar que la violencia contra las mujeres y las niñas pueda ser denunciada sin que las víctimas sean revictimizadas o discriminadas. Para ello, se requiere mejorar su tipificación dentro de los códigos civiles y penales de los países, pero también es necesario institucionalizar los mecanismos que salvaguarden la seguridad de los y las denunciantes, como los albergues o casas de la mujer”.